Cruz María Salmerón y Conchita Bruzual: un amor inconmensurable #Literatura

cruz-maria-salmeron
Cruz Salmerón Acosta, poeta / Foto orienteweb.com

“Cruz María nació –según nuestra investigación– en Manicuare, Edo. Sucre, el 2 de enero de 1891 y se gradúa de bachiller en 1910”

Solo me angustias cuando sufro antojos

de besar el azul de aquellos ojos

que nunca más contemplarán los míos.

Así reza uno de los intensos versos de “Azul” del poeta de Manicuare Cruz María Salmerón Acosta. Azul es todo el pueblo, su naturaleza acuosa y su infinito cielo; pero, sobre todo, azul es el color afectivo de los ojos de la amada.

Es amor real y verdadero; no abstraído, no formal. Salmerón Acosta no es un moderno, aunque tenga sus influencias rubendarianas. Su soneto canta lo concreto afectivo. Su expresión de amor relacional abarca el todo existencial: su madre, amigos, naturaleza y la amada. La amada destaca.

Amor concreto, pero espiritualizado, Cruz Salmerón extrae –tal vez– de Leopoldo Alas Clarín el sublime título de “Cordera” para la “niña” Bruzual como la llaman sus familiares.

Cruz María nació –según nuestra investigación– en Manicuare, Edo. Sucre, el 2 de enero de 1891 y se gradúa de bachiller en 1910. En su época de colegio Federal en Cumaná conoce a Conchita Bruzual Serra, quien había nacido en esa región, el 9 de octubre de 1894, y murió en Caracas, el 10 de noviembre de 1984.

La “niña Bruzual”, como la llaman los familiares, es la mayor de cuatro hermanos, única hembra. Huérfanos de padre, su madre Margarita Serra se encargaría de llevar adelante el almacén, en la esquina de la calle Sarmiento, que había atendido su marido. Concepción o Chichita vivió en Caracas, en el viejo Conde, Este 10, dedicada a tejer y dar clases de tejido, y pasó sus últimos años en el Ancianato de Los Dos Caminos. Los amigos le recuerdan lúcida, adornando con su egregia figura una casa llena de pájaros y de azules.

Según el mismo Cruz María, la conoció con 13 abriles. Durante esos seis años en el Colegio Federal, Cruz María estudia poco. Sueña con vacaciones en su tierra, playas y juego. Pero ahora son otros los juegos.

Se apasiona por los gallos. Los admira porque son fieros, bellos y nobles. Conoce el Golfo. Allí navega en los pequeños buques de vela. Pasa días en casa de sus parientes en Cariaco. En la hacienda de un tío aprende a montar a caballo. Va de cacería y se ejercita en el manejo de las armas de fuego. Son estos los años en que conocerá a su eterno amor: Conchita Bruzual Serra.

En torno del año 1913, Cruz Salmerón, de regreso a Manicuare, luego de haber ido a  estudiar a Caracas, enfermo del mal de Hansen se recluye en su “casita”.

En esa pequeña casa quiso –y tuvo– que vivir solo, rechazando la compañía de hermanos, amigos y de la amada Conchita. No obstante, las visitas fueron numerosas. A la simpatía natural del poeta se sumó la compra de una victrola para el baile de los visitantes.

La amada Conchita se convertirá en su amor real, su musa y su horizonte. Ellos buscaron desde el primer momento, como sabemos por los documentos, recuerdos y testimonios familiares, estar unidos ante cualquier situación o condición. Tanto que al morir el poeta Cruz María el 29 de julio de 1929 (1) solo falta al episodio luctuoso, contra su voluntad, Conchita Bruzual.

Allá, en la lejana Caracas, tuvo que resignarse –por imposibilidades de traslado– a no venir a despedir a su amado Cruz. Así continúa la “inverosímil” historia de un amor de setenta años de fidelidad acumulada.

Como testimonio intenso de ese amor sinigual, en el diario El Nacional de Venezuela apareció, el 3 de enero de 1942, una entrevista a Conchita Bruzual Serra, que fue republicada en el diario cumanés El Mensaje, el 20 de octubre de 1976, titulada “Un amor azul envuelto en sombras”. Allí está la foto de Conchita con los escarpines que tejió para el hijo que quiso tener con su amado Cruz.

La fecha de muerte y lugar es testimonio de un familiar: Alejandro Bruzual. Conchita pasó 83 años de soltería.  Muere, a los 90 años, absolutamente enamorada de Cruz.

El día de la muerte de Cruz María están en sincero gesto: Dionisio López Orihuela, Norberto Salaya, el Dr. Antonio Machado, Juan de Dios Gómez Rubio, el Dr. Badaracco Bermúdez y Dr. Andrés Eloy Blanco, entre otros.

Ha muerto, un héroe civil, el hijo amado de Manicuare, un poeta precoz.

Leer mas:

http://www.el-nacional.com/papel_literario/Cruz-Maria-Salmeron-Conchita-Bruzual_0_937706228.html

Etiquetas

DISPONEMOS LOS MEJORES TITULOS EN DISCOS DE VINILOS CONTACTO DIRECTO PARA SU COMPRA +58 4141796067

Acerca de: Redacción SNP

Medio de Comunicación social para informar hechos Internacionales, nacionales y regionales, desde Mérida. Venezuela.

0 Comentario sobre “Cruz María Salmerón y Conchita Bruzual: un amor inconmensurable #Literatura”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

RADIO TV RADIO

LA HORA EN MÉRIDA,VE

ONLINE

EL TIEMPO EN MÉRIDA,VE

  • Vargas lanza Lista de deseos
    Vargas sigue lanzando vídeos de su más reciente disco Radiocassete, ahora se lanzó Lista de deseos.Se trata de una canción balada pop al estilo del disco Pop con sonidos de música de los 80”, a ello se le acompaña un vídeo con un entorno personal familiar.Lista de deseosEl norteielsur @elnorteielsur / Chamaes prensa @culturaideporte
    El norte i el sur

PUBLICIDAD

SUCESOS DE LAS MÉRIDAS DEL MUNDO